Jueves , 21 de septiembre de 2017
FacebookTwitterRSS Feed

Todo menos fútbol / OPINIÓN

El olfato, sin dinero, no vale nada

Valoración del Usuario: / 2
MaloBueno 

Diego García, con la camiseta verde del Unicaja Atletismo, en marzo de 2012. FOTO UNICAJA ATLETISMO

Seguramente algunos de vosotros habréis identificado a este chico de arriba. Me refiero al de la izquierda, el que lleva la camiseta verde del Unicaja Atletismo. La imagen se tomó en el mes de marzo del año 2012, y hoy tiene un gran valor al menos para analizar si estamos haciendo las cosas bien, o no.....

Se trata del marchador Diego García Carrera. Un joven madrileño que por aquel entonces recaló en el club jienense dentro de su filosofía de apostar por los jóvenes valores de nuestra tierra, o no. García pasó en Jaén algo más de una temporada, y los resultados que iba consiguiendo confirmaban que los responsables del Unicaja tenían buen olfato.

A los pocos meses se marchó, y hoy milita en la AD Maratón (de Madrid). Hace algunos días se proclamó campeón de Europa junior de 10 kms marcha, y en su haber reciente también tiene el bronce en el mundial junior del año 2013, y la plata del mundial juvenil del año 2014.

No está mal, ¿verdad?.

Si era tan bueno, y tenía tan buena pinta, una vez que se consiguió fichar, ¿por qué el Unicaja lo dejó escapar?. Es la pregunta del millón, ¿cierto?. Pues la verdad es que la respuesta es sencilla: por falta de dinero.

La llegada de Diego a Jaén coincidió con uno de los peores momentos económicos del Unicaja Atletismo. Ello obligó a imponer una austeridad que aún hoy se mantiene, lo que conlleva que grandísimos valores del atletismo español no puedan seguir vistiendo la camiseta verde. Y menos mal que la Fundación Unicaja lleva varios años manteniendo una aportación económica que hace posible la supervivencia de la entidad.

Diego García es uno de los ejemplos del buen trabajo que hacen los integrantes del Unicaja, aunque no es el único. Hay muchos más, y no solo de fuera de Jaén. De hecho, el club está formado actualmente de un importantísimo ramillete de chicos y chicas que ya han dado muestra de su calidad (ellas subiendo a División de Honor, y ellos manteniéndose en la máxima categoría del atletismo nacional). Su nivel no solo es alto ahora, sino que tienen muy buena pinta a medio y largo plazo (sirva también como ejemplo Alberto González, noveno en lanzamiento de martillo en el celebrado recientemente mundial junior; o Pedro Marín, con 22 años ha sido bronce en salto de longitud el pasado fin de semana en el Campeonato de España Absoluto de atletismo).

¿Se están haciendo las cosas bien? Creo que en esta asignatura el Unicaja Atletismo obtendría matrícula de honor en lo que a su responsabilidad se refiere, pero cuando el asunto se sitúa en el plano económico -que escapa a las posibilidades de los verdecillos-, ahí el suspenso es mayúsculo. El propio club es el primero en sufrir las consecuencias porque las penurias económicas le impiden culminar un trabajo que se hace muy bien allí hasta donde ellos pueden llegar. Pero a la larga seremos todos nosotros quienes nos lamentemos cuando lleguen unas olimpiadas o un mundial y nuestros atletas no destaquen. Si no les apoyamos ahora, ¿cómo pretendemos que consigan las medallas que nos sirvan a nosotros para presumir de deportistas en el bar con los amiguetes?.

¿Sabéis que algún Unicaja compagina medallas nacionales con su trabajo, en verano, como socorrista en la piscina de su pueblo?. O que otra prácticamente dejó el atletismo a favor de su trabajo porque era lo que le daba futuro, y eso pese a ser de lo mejor de España en su modalidad? O que algún que otro deportista de esas "modalidades menores" casi tuvo que dejarse perder en una Copa de Europa porque, de llegar a la final, perdía el avión de regreso a España y no podía permitirse el lujo de comprar otro billete y de no estar el lunes, a primera hora, en el trabajo?.

Aquí tenéis algunos casos solo como ejemplos, pero podríamos llenar varios cuadernos con nombres y situaciones que vienen a confirmar que nuestra forma de actuar es muy pero que muy mejorable.

Si es que al final el olfato, sin dinero, sirve para poco.

P.D.: ¿Sabéis lo mejor, o quizá sea lo peor?. Que a pesar de que los tratamos con la punta del pie, algunos de nuestros deportistas acaban consiguiendo medallas. El colmo.

Escribir un comentario

El administrador, permitirá cualquier comentario excepto los que sean insultantes, obscenos, vejatorios, etc. En tal caso serán eliminados


Código de seguridad
Refescar