Viernes , 17 de noviembre de 2017
FacebookTwitterRSS Feed

Leyendas Blancas / HOY RECORDAMOS AQUELLA TEMPORADA DEL DESCENSO

Que poco duró la alegría...

Un Real Jaén que exhibió dos caras distintas en la competición.

Tras veinte años, el Real Jaén volvería a jugar en Segunda División. No iba a ser una temporada fácil por la calidad que tenía ese año dicha categoría. A principios del mes de Julio se daban a conocer las bajas que fueron, Emilio, Riki, Luis Casas, Vinuesa y Antonio, mientras que Mikel Roteta, que firmó en el Málaga y Emilio Álvarez, que, tras tener un acuerdo con el Club, lo rompería y firmaría por el Extremadura...

 

 

Mientras tanto iban llegando refuerzos, algunos de ellos contrastados en la categoría. Volvería el meta Yepes y se firmaba a Manu, Cidoncha, Puche, Gallego, Fernando Moreno, Josemi, Valentín y los jóvenes Cabanillas y Javi Guerrero.

Gallego fue uno de los fichajes más rentables aquel año.

El equipo que iba a ser dirigido por Quico Álvarez y su ayudante Anquela. Comenzaba la pretemporada en Sierra Nevada, con una concentración para ir poniéndose a punto. El 12 de agosto tuvo lugar en el Auditorio de la Alameda la presentación oficial ante un gran número de aficionados.

Ante el Alavés

Tras una más que aceptable pretemporada, iba a comenzar una temporada ilusionante, pero a su vez difícil. Con un empate en Badajoz y eliminando al Almería de la copa por 2-1 en tierras almerienses y 1-0 en La Victoria, arrancó el campeonato liguero.

Llegaron hasta cuatro empates seguidos en casa ante el Logroñés, el filial del Atlético de Madrid, Alavés y Osasuna y con las derrotas a domicilio ante el Leganés, Levante y Hércules. El equipo se situaba en los puestos bajos de la clasificación, pese a que, en algún encuentro de los relacionados, los pupilos de Quico Álvarez merecieron algo más.

Llegaba el Rayo Vallecano a La Victoria y un auto gol de Somavilla, servía para cosechar una nueva derrota en casa y como tal, la destitución de Quico como entrenador. Una decisión difícil pero que había que tomar. Esto debía dar un giro de 180º. Se firmaba a Manolo Jiménez, un técnico contrastado y que ya había ascendido al Hércules a Primera. A todo esto, el Xerez eliminaba al equipo blanco de la Copa del Rey.

Presentación de Manolo Jiménez como técnico del Real Jaén.

Con el nuevo entrenador el Real Jaén, ganaba su primer partido en casa ante el Toledo por 3-1 y se empataba a dos a domicilio contra el Albacete. La primera vuelta concluía con el equipo penúltimo en la tabla y solo 15 puntos. Quedaba mucho por hacer… Llegado el mercado invernal el equipo se reforzaba con Raúl Mármol, defensa contrastado, Deguenon, un fichaje poco rentable, Melgar, un buen futbolista, Abdel Sellimi, delantero tunecino y los internacionales, Manolo Jiménez, ex del Sevilla y Basualdo, del que todos sabemos su curriculum.  Se dieron varias bajas entre ellas, Valentín, Josemi y Javi Guerrero.

Pepe Basualdo llegó a mitad de temporada.

Raúl Marmol y Manolo Jiménez junto a Yepes y Nono

Buen comienzo de la segunda vuelta ganado al Badajoz, Logroñés y al Sevilla, con un lleno hasta la bandera en La Victoria y se empataba ante el filial colchonero. Pero una derrota ante el Leganés en casa, empezó pasar factura al equipo, iniciándose una mala racha de resultados con dos derrotas ante Alavés y Osasuna y dos empates ante Rayo y Levante. Cada vez quedaba menos y el Real Jaén veía la Segunda “B” muy cerca de nuevo.

Manolo Jiménez se tuvo que retirar por una lesión en el Real Jaén.

Mientras, se lesionaban para el resto de temporada Joseba Roteta y Manolo Jiménez, algo que mermó un poco al equipo blanco. Se llegaba al último tramo de liga y el equipo debía sumar de tres en tres. Se le ganó al Albacete en un partido de garra y coraje del equipo, pero se empataba cuatro partidos seguidos y se perdía ante Las Palmas por 0-4. El Real Jaén se la iba a jugar en las tres últimas jornadas.

Juan Pascual jugando entre el barro.

Rueda ante el Lleida

Descenso en Extremadura.

Se ganaba bien en Chapín, ante el Xerez por 0-3 y al Elche 2-1 en La Victoria con un gran Antonio Rueda, marcando los dos tantos. Tocaba buscar la proeza en Almendralejo, no quedaba otra. Pero en esa última jornada el equipo debía de ganar y no lo hizo. Un empate a dos con goles de Gallego y Rueda para los blancos y de Gluscevíc y Duré para los azulgranas, no fue suficiente para que el equipo se quedara en Segunda División. El equipo extremeño que, pese a que ya era equipo de primera, hizo un encuentro muy completo, como si alguna competición más importante tuviera en juego…

Creo que el equipo por el trabajo realizado sobre todo en la segunda vuelta, no merecía tal castigo, pero el fútbol es así y solo una temporada duró el Real Jaén en la categoría de Plata.

Tocaba levantarse y volver a intentarlo…

Escribir un comentario

El administrador, permitirá cualquier comentario excepto los que sean insultantes, obscenos, vejatorios, etc. En tal caso serán eliminados


Código de seguridad
Refescar