Martes , 24 de octubre de 2017
FacebookTwitterRSS Feed

Liga Nacional Juvenil / Acuerdo del Comité de Competición sobre las agresiones a jugadores del Torredonjimeno juvenil

Incidentes en el campo del Oriente: "Doscientos euros y apercibimiento de cierre"

En la zona de acceso a vestuarios se produjeron las agresiones

Ya se conoce el castigo a las agresiones sufridas hace unas semanas por los jugadores juveniles del Torredonjimeno en el campo de fútbol del Oriente. El Comité de Competición de la Federación Andaluza  ha dictaminado que el terreno de juego sea apercibido de cierre y multa al conjunto almeriense con doscientos euros.....

 

 

Las agresiones sufridas por numerosos jugadores del equipo juvenil de la UDC.Torredonjimeno no le han salido muy caas al conjunto almeriense del CD.Oriente. El Comité de Competición ha acordado multar con 200 euros y apercibir de cierre su campo. La semana pasada, por el ente sancionador de División de Honor senior, también se sancionó a un jugador local implicado e identificado, con un par de partidos y al encargado de material con un par semanas de suspensión.

Siete jugadores toxirianos fueron atendidos en el centro de salud

Este el acuerdo del Comité de Competición:

ANTECEDENTES DE HECHO


PRIMERO.- En relación con los incidentes, el Sr. Colegiado, en el apartado de “Público” del Acta arbitral, -aparte de reseñar diversos insultos y amenazas emitidos por algunas personas pertenecientes al equipo local, ya enjuiciados-, hace constar: “Al finalizar el partido, tras abandonar el terreno de juego, el club CD Torredonjimeno cuando se dirigían hacia sus vestuarios, fue empujado por un grupo de unos 10 aficionados, que entraron a los pasillos de vestuario, ya que la puerta estaba abierta, unidos a jugadores que no logramos identificar del CD Oriente debido al tumulto y que no portaban camisetas con su dorsal. No pudiendo apreciar lo sucedido ya que la grada nos tapaba la visión y nosotros nos encontrábamos dentro del terreno de juego, no saliendo de este, puesto que nuestra integridad física corría peligro. Sí pudiendo escuchar voces, gritos e incluso como una serie de jugadores del club CD Torredonjimeno saltaban desde la bocana de los pasillos de los vestuarios hacia la grada del terreno de juego, apartándose del lugar donde estaban ocurriendo los hechos. El muro tiene aproximadamente 3 metros de altura”


SEGUNDO.- El club UDC Torredonjimeno presentó escrito denunciando que tras la finalización del partido cuando sus jugadores accedían al túnel de vestuarios, pasando por debajo de la grada, empezaron las agresiones a sus jugadores, los cuales intentaron alcanzar el vestuario visitante, pero se encontraban cerradas las puertas de acceso, quedando atrapados, siendo entonces agredidos por un numeroso grupo de seguidores y jugadores del CD Oriente; logrando escapar algunos de sus futbolistas saltando la puerta hacia las gradas, de una gran altura. Como consecuencia de lo anterior sus jugadores sufrieron crisis de ansiedad y con múltiples contusiones, magulladuras, esguinces por los saltos de la valla, etc. Aporta siete partes de asistencia de jugadores en Centro de Salud de Torredonjimeno, de pocas horas después del partido.


TERCERO.- El Club Deportivo Oriente también presentó escrito en el que manifiesta que el partido se desarrolló con total normalidad, y que al retirarse a los vestuarios los jugadores, el portero suplente del CD Torredonjimeno escupió e insultó a unos aficionados que se encontraban en la grada, lo que provocó que se enzarzaran jugadores y aficionados, no llegando a mayores por la intervención de la mayoría de los presentes para separar y apaciguar la situación; y lamentando, no obstante, el incidente.


CUARTO.- Con fecha 18 de octubre de 2016, se acordó por este Órgano (Acta nº 8), en relación con los incidentes, la apertura de expediente, con remisión de los anteriores escritos al Sr. Árbitro para ampliación del acta, y a los clubes contendientes a efectos de alegaciones y pruebas.


QUINTO.- Por parte del UDC Torredonjimeno se presentó nuevo escrito en el que se muestra conforme en que durante el transcurso del partido no hubo incidentes, pero niegan que se produjera ningún tipo de provocación por su portero suplente, y se ratifica en que fueron agredidos en el pasillo de entrada a los vestuarios por aficionados del CD Oriente.


SEXTO.- El CD Oriente, en igual trámite, reitera la existencia de provocación por parte del portero suplente del Torredonjimeno al escupir a algunos espectadores que les increpaban, que entonces le gritaron con más agresividad, pero sin que nadie saltara a la entrada de zona de vestuarios. Y es entonces cuando el entrenador visitante le propina un puñetazo en la cabeza a un jugador del CD Oriente, con el que discutía, lo que hizo que los familiares del jugador saltaran a defenderlo, dando ello origen a carreras, golpes, empujones, etc. mutuos dentro del pasillo de vestuarios, y en que la mayoría se dedicó a separar y apaciguar los ánimos, controlándose la situación en pocos minutos, con los nervios normales de la situación vivida.


SÉPTIMO.- Por último, el Sr. Colegiado presenta informe ampliatorio en el señala que ya había detectado la presencia de personas no identificadas en el pasillo de acceso a los vestuarios durante el encuentro y en el descanso, lo que advirtió al delegado, sin que se tomaran las medidas pertinentes.

Que al finalizar el partido, al constatar la existencia de un ánimo de animadversión por parte del público contra el trío arbitral, permanecen en el terreno de juego a la espera de la llegada de las FOP. Y desde ese lugar puede observar que se forma un importante tumulto entre ambos equipos y algunos espectadores locales, al que se sumaron más jugadores y aficionados del CD Oriente al permanecer las vallas abiertas, teniendo que dirigirse los jugadores del Torredonjimeno entre empujones hacia su vestuario, y sin que pudiera visualizar lo ocurrido a partir de entonces, por impedírselo la grada, pero sí puede ver cómo 7 u 8 jugadores visitantes saltaban la valla desde dicho pasillo a la grada huyendo del lugar donde estaban ocurriendo los hechos. Que ellos permanecieron unos 10 minutos en el campo hasta que se personó el delegado del CD Oriente, que entonces avisó a las FOP, personándose tres patrullas en 15 minutos aproximadamente, que le acompañaron al interior de los vestuarios sin que cesaran los insultos al pasar junto a la grada.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


PRIMERO.- De acuerdo con lo dispuesto en los artículos 82 de la Ley 10/1990, del Deporte y 33.2 del Real Decreto 1591/1992 sobre Disciplina Deportiva, las actas suscritas por los árbitros constituyen un medio documental necesario en el conjunto de la prueba de las infracciones a las reglas y normas deportivas.

En igual sentido se pronuncia el artículo 27.1 del Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) cuando dispone que las actas suscritas por los árbitros constituyen medio documental necesario en el conjunto de la prueba de las infracciones a las reglas y normas deportivas. Igual naturaleza tendrán las ampliaciones o aclaraciones a las mismas suscrita por los propios árbitros, bien de oficio, bien a solicitud de los órganos disciplinarios.


SEGUNDO.- De acuerdo con las anteriores prescripciones, y en base fundamentalmente al acta arbitral y su posterior ampliación, y demás documentación obrante en el expediente, se estima como probado que a la finalización del partido, cuando los jugadores visitantes se encontraban entrando en el pasillo de acceso a sus vestuarios fueron acosados físicamente por jugadores y un número indeterminado de aficionados del equipo local que habían accedido a dicho pasillo desde la grada por la puerta abierta que da acceso al mismo, lo que provocó incluso que algunos jugadores visitantes, al encontrar cerrada la puerta de acceso a su vestuario, procedieran a saltar la valla separadora, de gran altura, huyendo del disturbio.

Por otro lado, no ha quedado acreditado que previamente el portero suplente del Torredonjimeno escupiera a algunos aficionados, ni tampoco que el entrenador de este equipo agrediese a un jugador local, como denuncia el CD Oriente, ya que tales hechos son negados tajantemente por aquel club y no se ha desarrollado ninguna prueba inculpatoria de tales comportamientos; lo que, por otro lado, en caso de haberse acreditado, podría haber dado lugar a la sanción de tales personas, pero no podrían llegar a justificar el acceso de aficionados a una zona que debe permanecer en todo momento acotada a su presencia.

En relación con los partes de asistencia aportados por el club visitante emitidos algunas horas después del partido por Centro de Salud de Torredonjimeno hay que indicar que la mayoría de las lesiones, todas de carácter leve, resultan compatibles con las agresiones denunciadas.

Y en relación con las grabaciones videográficas remitidas, señalar que las mismas nada proporcionan al esclarecimiento de los hechos, pues no recogen imágenes directas del momento en que se producen los incidentes enjuiciados.


TERCERO.- En orden a determinar la gravedad de unos incidentes acaecidos con ocasión de un partido, dispone el artículo 15.2 del Código Disciplinario de la RFEF, que “se tendrán en cuenta las circunstancias concurrentes, tales como la producción o no de lesiones; la apreciación de riesgo notorio de haberse podido originar, salvo si para su evitación hubiese mediado la diligencia del organizador; la influencia de los incidentes en el normal desarrollo del juego; la existencia o ausencia de antecedentes; el mayor o menor número de personas intervinientes; y, en general, todas las demás que el órgano disciplinario racionalmente pondere, cualificándose, además, de manera específica, como factores determinantes de la gravedad, la actitud pasiva o negligente del club organizador o su falta de presteza para identificar y poner a disposición de la autoridad competente a los protagonistas de los incidentes y, en suma, el grado de cumplimientos de las obligaciones legales y reglamentarias que incumben al organizador en materia de la prevención de la violencia en las instalaciones deportivas”.

La aplicación al caso presente de los criterios contenidos en el anterior precepto obliga a este Órgano calificar los incidentes ocurridos como de "graves", teniéndose en cuenta, por un lado, que no se ha tratado de la actuación de un espectador aislado, sino que han intervenido en ellos un cierto número de aficionados y jugadores locales, mostrando una actitud violenta hacia el equipo visitante, en una zona que no puede permitirse su acceso y presencia de aficionados como es el pasillo de entrada de los vestuarios, llegando al contacto físico directo contra dichos jugadores visitantes con producción o riesgo notorio de haberse podido originar lesiones a los anteriores, y sin que haya procedido a la identificación ninguno de los intervinientes.

De los anteriores hechos se desprende la existencia de una clara responsabilidad en los mismos por parte del club organizador que ya desde el principio permitió la presencia de personas no autorizadas en la zona de los hechos, aun habiendo sido advertido por el Colegiado, y no adoptó medida alguna de seguridad para impedir dicha irrupción de espectadores en la repetida zona acotada, sin ni siquiera haber cerrado la puerta de acceso desde la grada, sin mantener la indemnidad de los jugadores visitantes, ni tampoco suficientemente la seguridad al trío arbitral, que hubo de permanecer en el interior del terreno de juego tras su finalización durante un buen número de minutos hasta la comparecencia de las fuerzas del orden público, así como tampoco se le ha detectado una actitud colaboradora con las autoridades a la hora de la identificación de los jugadores y aficionados implicados.


CUARTO.- Dispone el artículo 101.1 del Código Disciplinario federativo que cuando con ocasión de un partido se originen hechos como los que define el artículo 15 del presente ordenamiento, y se califiquen por el juzgador como graves según las reglas que prevé el invocado precepto en su apartado 2, y se trate de la primera vez en la temporada, el club responsable será sancionado con multa en cuantía de hasta 600 euros (en esta categoría) y clausura parcial de las instalaciones deportivas por un partido, apercibiéndole con la clausura total de sus instalaciones deportivas en caso de reincidencia.

Al tratarse de la primera vez en la temporada que tienen lugar en el campo del Club Deportivo Oriente incidentes calificados de la gravedad de los presentes, y teniendo en cuenta las circunstancias concurrentes anteriormente expuestas, procede la imposición de la sanción de multa en la cuantía de 200 euros, y apercibimiento de clausura de sus instalaciones deportivas en caso de reincidencia, de acuerdo con lo prescrito por el referido precepto; y habida cuenta de la dificultad técnica de clausura parcial de las instalaciones en este tipo categoría.


Vistos los preceptos citados y demás concordantes de general aplicación, este Juez de Competición y Disciplina Deportiva,


A C U E R D A

PRIMERO.- Imponer al CLUB DEPORTIVO ORIENTE sanción de MULTA en cuantía de DOSCIENTOS EUROS, y APERCIBIMIENTO DE CIERRE de sus instalaciones deportivas en caso de reincidencia, por incidentes graves de público (Art. 101 Código Disciplinario RFEF).

Comentarios   

 
0 #1 Grego 13-11-2016 16:29
bayya mierda de sanción señores anda ke balla multa
Citar
 

Escribir un comentario

El administrador, permitirá cualquier comentario excepto los que sean insultantes, obscenos, vejatorios, etc. En tal caso serán eliminados


Código de seguridad
Refescar